sábado, 13 de octubre de 2012

Elección de carreras como entrenamiento

Lucía Pasamar Márquez en un entrenamiento modelado para el Medio Maratón TUI 2012 (10km Ciutat de Palma 2012)

Hoy en día hay muchas carreras populares. Seguro que encontramos cerca de nuestra casa una o varias cada fin de semana. Hay gente que se apunta a todas las que puede y va a "darlo todo". Esta es una forma muy respetable de correr y esta muy bien si esta pensado dentro de una planificación de entrenamiento (periodo competitivo) pero si no es así, es muy difícil prever nuestro resultado
(y mejoras) en una determinada competición. Esto es por dos razones, la primera es que seguramente estemos acumulando fatiga por las altas intensidades de trabajo tan continuadas y la segunda (producto de la anterior) es que no podamos aplicar las características de las cargas de entrenamiento que necesitemos para mejorar nuestro rendimiento durante la semana.

Si llevamos una buena planificación del entrenamiento lo ideal sería elegir varias pruebas durante el año en las cuales queramos rendir al máximo de nuestras posibilidades (algo realista en función de nuestro estado de forma; experiencia entrenando y compitiendo). Las mismas deberían estar seleccionadas teniendo en cuenta el tiempo de entrenamiento que vamos a necesitar y dedicar para llegar en optimas condiciones y la recuperación prevista después de cada competición. Lo anterior no quiere decir que solo compitamos 2 o 3 veces al año, no sería muy recomendable porque podríamos perder fácilmente las ganas de entrenar (sobre todo si algo sale mal después de muchos meses de preparación). Como lo que nos gusta es ir a las carreras deberíamos incluir unas cuantas (todas sería imposible) dentro de nuestra programación y correrlas de acuerdo a dicho programa.

Las opciones para hacer esto son muchas. A continuación doy dos ejemplos:

Mantener la intensidad planeada por encima de nuestra competitividad. Si estamos preparando un medio maratón y nos toca un domingo un rodaje de 15km a baja intensidad y ese día hay una carrera de 10km que nos "hace ilusión" ir, nos apuntamos y completamos la distancia entre calentamiento y vuelta a la calma (sin que haya mucha pausa entre una cosa y otra). Lo importante es no "picarse" y pensar que nuestro objetivo es otro. Si no respetamos la intensidad seguramente no podremos afrontar la siguiente semana en las condiciones previstas.

Entrenamientos modelados. En periodos pre-competitivos y competitivos, donde los entrenamientos son de mayor calidad, es interesante utilizar ciertas competiciones para entrenar las condiciones de carrera a las que nos vamos a afrontar en nuestros principales objetivos. En estas carreras podremos probar materiales; estrategias; tácticas; alimentación;  hidratación y trabajar ritmos que nos ayudarán en nuestra competición. Siguiendo el ejemplo del medio maratón, podríamos utilizar un 10km para recrear el calentamiento previsto en el 21km (también planificado); un ritmo de carrera ligeramente superior al que llevaremos en el medio maratón y la estrategia, que en este caso será carrera progresiva (los aumentos de ritmo también deberían estar programados). Así obtendremos un entrenamiento modelado de calidad en situación real y disfrutando del ambiente. Inclusive estaría genial que las dos competiciones coincidan en horario!

Espero que os haya servido la idea para que podáis planificar mejor vuestra temporada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario