martes, 1 de diciembre de 2009

Entrenamiento de la fuerza en personas mayores

La reducción en la masa muscular y la fuerza, son características bien conocidas del envejecimiento normal y que contribuyen a la reducción de la función física, tal como la capacidad para levantarse de una silla, subir escaleras, cruzar en forma segura una calle, realizar las tareas del hogar y en consecuencia estos individuos experimentan una pérdida de la independencia.


El entrenamiento con sobrecarga es un modo de ejercicio que ha mostrado ser seguro para el acondicionamiento neuromuscular, para mejorar la fuerza y la potencia muscular y para mantener e incrementar modestamente la densidad mineral ósea en adultos mayores. Estos cambios fisiológicos, también están vinculados con la mejora del rendimiento funcional, reduciendo el riesgo de caídas y fracturas óseas. En adultos mayores saludables, se han observado mejoras del 12-18% en la velocidad de caminata luego de 4-5 meses de entrenamiento con sobrecarga ; mientras que otros han reportado mejoras en la capacidad para levantarse de una silla, en el equilibrio dinámico y en la resistencia durante la realización de ejercicios tales como ciclismo, caminata y subidas de escaleras. Estos beneficios parecen ser más sustanciales en adultos mayores frágiles, para los cuales el objetivo es depender menos de ayudas para la movilidad tales como caminadores y bastones. A pesar de los reconocidos beneficios asociados con el entrenamiento de la fuerza, la efectividad de un programa de entrenamiento con sobrecarga depende de diversos factores tales como la intensidad del entrenamiento (la carga), el número de series y repeticiones, la frecuencia de entrenamiento, la velocidad de movimiento y la periodización. Por lo tanto, cuando se prescriben ejercicios con sobrecarga, el requerimiento de una dosis apropiada de entrenamiento es crítico para maximizar los beneficios sin el riesgo de inducir sobreentrenamiento o incrementar el riesgo de lesiones. Específicamente, en participantes muy ancianos o frágiles, se debe tener precaución respecto del potencial para provocar lesiones ortopédicas con el entrenamiento de alta intensidad, aunque los estudios llevados a cabo hasta la fecha indican que es una forma segura de ejercicio para estas poblaciones. No obstante, la prescripción de un volumen de ejercicio inapropiado y de un tiempo insuficiente de recuperación podría, potencialmente, exacerbar el riesgo de lesiones o provocar dolor dificultando así la recuperación y el proceso de adaptación. Además, un alto volumen de trabajo o una gran frecuencia de entrenamiento pueden impactar negativamente el gusto de los sujetos por la sesión de ejercicio y el régimen de entrenamiento, lo cual reduciría la adherencia al ejercicio.

Resumiendo. El entrenamiento con sobrecarga ha mostrado de manera consistente y substancial provocar mejoras en la fuerza muscular de adultos mayores, y esta mejora en la fuerza puede verse acompañada de una mejora en el rendimiento funcional. Una cuestión crítica que todavía debe resolverse es como hacer que los adultos mayores realicen este tipo de entrenamiento, especialmente aquellos que obtendrán los mayores beneficios, tal como los ancianos más frágiles. Existen diversas limitaciones a la participación de los ancianos en un programa de ejercicio tales como el estatus de salud, el conocimiento del ejercicio, el acceso a instalaciones y equipamiento y la disponibilidad de tiempo y de transporte. Se deben superar estas limitaciones si se desea la participación a gran escala de los ancianos y que se obtengan los beneficios tanto a nivel individual como comunal.

Fuente y más información:
http://www.entrenamientos.org/Article95.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario